La comisión permanente de esta corporación tras la suspensión de la estación de penitencia del pasado Lunes Santo de 2020, traslada la siguiente información de interés para sus hermanos ante la actual situación de emergencia sanitaria:

Esta ejecutiva entiende que la cofradía es de todos los hermanos y, por tanto, entre todos, tenemos que hacer los esfuerzos necesarios para su sostenimiento espiritual, cultual, procesional, patrimonial y también económico. La situación de excepcionalidad que vive nuestra ciudad y toda la nación, debido a la crisis del Covid-19 y el decreto de Estado de Alarma, ha provocado la suspensión de nuestra estación de penitencia el Lunes Santo de 2020, como es conocido por todos, una vez terminados los plazos de tallaje y entrega de túnicas y, por tanto, después de que casi la totalidad de los hermanos participantes hayan abonado sus cuotas de salida.

Estas cuotas no pueden considerarse, en ningún caso, como un pago para adquirir el derecho a participar en la procesión, sino como un donativo de estos hermanos, que llevan a cabo así un servicio añadido a la hermandad, para contribuir a financiar la salida de la cofradía, que no la procesión en su totalidad. De hecho, tras analizar cada caso, la imposibilidad manifestada por algún hermano de sufragar esta contribución económica nunca ha sido obstáculo para dejar de revestirse el hábito y no acompañar a Jesús Cautivo y a la Virgen de la Trinidad en su procesión.

Del mismo modo, la cofradía debe aclarar que tiene que dar respuesta y asumir los compromisos adquiridos con los distintos proveedores que han prestado sus servicios de cara a la Semana Santa, gastos generados en los preparativos que ya se han hecho y, en algunos casos, sufragado, aunque la procesión no pueda salir a la calle debido a este periodo de prevención sanitaria obligado por las autoridades. Todos los encargos realizados y los servicios contratados hay que mantenerlos y abonarlos, actuando igualmente de manera responsable con estas empresas y entidades. También ha de hacer frente a importantes inversiones de carácter patrimonial y que están contempladas en los presupuestos aprobados en cabildo.

Por ello, animamos a todos los hermanos que iban a salir en la procesión y a los que habían comunicado su necesidad de aplazar la retirada de su puesto ante la imposibilidad de acudir durante la fecha prevista, que cuando la situación así lo permita, y para evitar un agravio con los hermanos que ya lo han hecho, puedan sacar su papeleta de sitio para colaborar con estos importantes desembolsos que la hermandad tiene que afrontar y que le genera la estación de penitencia, aunque ésta haya tenido que suspenderse.

Insistimos y hacemos hincapié en que gracias a que nuestra hermandad se ha acogido a la Ley de Mecenazgo, Ley 49/2002 sobre Régimen Fiscal de Entidades sin Fines Lucrativos y de los incentivos Fiscales al Mecenazgo, todos los cofrades pueden, por ello, obtener beneficios a través de la desgravación de la Declaración de la Renta sobre las cuotas y donaciones aportadas en cada ejercicio fiscal, y que cada año esta cofradía presenta ante la Agencia Tributaria a través del modelo 182.

Recordamos igualmente que, en última instancia, el balance anual entre ingresos y gastos en una cofradía debe ser 0.

En cualquier caso, y debido a la situación de gravedad que vivimos como sociedad y a los problemas que ya está ocasionando esta parálisis derivada de la pandemia en la economía, la hermandad es plenamente consciente de las dificultades particulares, en el plano laboral y familiar, por la que muchos hermanos pueden estar ya pasando y contempla la posibilidad de devolver estos donativos de salida, de forma extraordinaria, a quienes así lo soliciten, siempre que lo hagan constar de manera expresa y presencial en la casa hermandad, cuando las circunstancias así lo permitan. En ese caso, quedará reflejado en los registros de la cofradía de que hacen reserva de su puesto en la procesión del año 2020.

Del mismo modo, en las próximas semanas esperamos poder informar de los plazos para la devolución de las túnicas de nazareno en la albacería de la hermandad, cuando acabe este período de confinamiento y se retome la actividad cofrade.

Rezamos a Jesús Cautivo y a su Madre Coronada de la Trinidad. Que Ellos nos ayuden a ser capaces de superar esta crisis cuanto antes y a que nos den confianza y fe, y también paciencia para obedecer de manera responsable las medidas impuestas y evitar la propagación masiva del coronavirus, protegernos a nosotros mismos y a todos los que queremos.

La comisión ejecutiva.

Departamento de comunicación de la cofradía del Cautivo y la Trinidad. Establece contacto directo con esta área a través de la dirección de correo electrónico comunicacion@cautivotrinidad.com o el número de teléfono 676 488 873.