La cofradía sella la capilla de los titulares por las obras de San Pablo

504

El templo permanecerá abierto al culto durante los días que duren los trabajos de saneamiento en los muros interiores, muy deteriorados por la humedad y que ha provocado desprendimientos

La cofradía del Cautivo mantiene al culto a sus sagrados titulares durante las obras de saneamiento de los muros interiores de la iglesia de San Pablo. El templo permanecerá abierto durante los días que duren estos trabajos y, con el objetivo de proteger a las imágenes del polvo y otras posibles incidencias negativas que estas tareas puedan generar, la hermandad ha sellado herméticamente la capilla para permitir minimizar el efecto del aire con partículas en suspensión que pueda entrar durante las horas de actividad.

De este modo, y siguiendo las recomendaciones del profesor Juan Manuel Miñarro, que tras las oportunas consultas por parte del hermano mayor de la corporación ha elaborado un informe sobre las actuaciones a realizar, la cofradía ha empleado dos grandes cortinas plásticas que, adheridas al marco ojival de la capilla, sirve de barrera de protección sin impedir la contemplación de las imágenes.

Según Miñarro, que el pasado año 2017 acometió la compleja restauración estructural de Jesús Cautivo, “el polvo que se va a generar no es un polvo corriente, sino que está compuesto de diferentes tipos de partículas con composición química diversa, y algunas pueden ser alcalinas, con lo cual, el polvo  que se fijase por la acción de la humedad, si permaneciera un cierto tiempo y se acumulara en exceso, podría ocasionar daños en las películas superficiales de las imágenes”.

Durante las obras [con una duración estimada inicialmente de cuatro días], la cofradía estará especialmente atenta a que no entre polvo en la capilla. Para ello, llevará a cabo controles diarios mediante la colocación de testigos horizontales que servirán para alertar de la presencia de partículas. Si se percibiera la existencia de una película blanquecina, se eliminará inmediatamente de las partes visibles de las encarnaduras de las imágenes utilizando para ello, como es habitual, aire comprimido seco.

Del mismo modo, la cortina protectora plástica permite que se pueda abrir el recinto transcurridas unas tres horas del cese de la actividad, al menos durante 20 minutos, de manera que se renueve el aire interior para que no se produzca un microclima enrarecido.

Todas estas acciones fueron confirmadas in situ por Miñarro en una visita realizada a San Pablo el pasado 3 de enero, durante la que tuvo oportunidad de hacer mediciones de temperatura y humedad de la capilla.

Las medidas protectoras no serán retiradas hasta que no se produzca la limpieza que será necesaria realizar en el interior del templo.

Estos trabajos de saneamiento se inscriben en la primera fase de una actuación que pretende corregir los severos problemas de humedad que afectan a las cubiertas de la iglesia de San Pablo, y que han llegado a provocar desprendimientos, que han sido paliados de forma provisional con la instalación de unos andamios de seguridad en parte del crucero y la nave de la Epístola.

Departamento de comunicación de la cofradía del Cautivo y la Trinidad. Establece contacto directo con esta área a través de la dirección de correo electrónico comunicacion@cautivotrinidad.com o el número de teléfono 676 488 873.