A través de la Bolsa de Caridad, ha organizado una colecta de productos de primera necesidad el 6 de junio, ha participado en la primera gran recogida cofrade y de la mano de El Corte Inglés, distribuye prácticamente a diario productos básicos al comedor social ‘Yo soy tú’, de Miraflores y mantiene su colaboración con las Cáritas de San Pablo y de Madre del Buen Consejo, de Torremolinos

La crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus ha intensificado la acción de la Bolsa de Caridad de la hermandad que, a punto de terminar el año 2020, hace balance de lo realizado: desde el pasado mes de marzo, ha repartido más de 17 toneladas, fundamentalmente de alimentos de primera necesidad, aunque también otros productos de limpieza e higiene personal.

Conscientes de que, como cofrades y miembros de la Iglesia, es una obligación y un compromiso más dentro de las funciones que le son propias, la corporación intenta colaborar en paliar las graves necesidades de tantas familias que han visto agravada su situación de vulnerabilidad o se han visto abocadas a acudir a organizaciones de ayuda por la repentina falta de recursos económicos. Por ello, la labor asistencial de la hermandad se ha multiplicado desde el primer estado de alarma y se mantendrá a lo largo de los próximos meses, con el objetivo de combatir las desigualdades que condicionan el presente y el futuro de estas personas y su exclusión social.

Prácticamente a diario colabora en la distribución de productos lácteos, precocinados y refrigerados, pescados, carnes y huevos al comedor social ‘Yo soy tú’, de Miraflores de los Ángeles, de la mano del supermercado de El Corte Inglés, que son donados con el objetivo de contribuir al sostenimiento de su actividad. Hasta el pasado mes de agosto ya había repartido más de 5.000 kilos en artículos de alimentación, entre ellos, más de 4.600 litros de leche. Estas entregas se han ampliado durante los últimos meses y han beneficiado, igualmente, a las Cáritas parroquiales de la iglesia de San Pablo y de Madre del Buen Consejo, de Torremolinos, donde ejerce su ministerio el sacerdote Antonio Jesús Jiménez, natural del barrio de la Trinidad y predicador del quinario a Jesús Cautivo en la Cuaresma de 2018. A esta parroquia ya se han derivado al menos una decena de cargamentos de mercancía, fundamentalmente cajas de leche.

El sacerdote Antonio Jesús Jiménez recepciona uno de los envíos de alimentos de la hermandad para la parroquia Madre del Buen Consejo, de Torremolinos.

Todas estas contribuciones alimentarias tendrían un valor en el mercado superior a los 14.000 euros, según los cálculos realizados.

Parte de estos envíos se han destinado también a la Fundación Corinto, al convento de las Madres Filipenses de la calle Calvo o a la casa de acogida de Nuestra Señora de la Merced, que gestiona la Delegación de Pastoral Penitenciaria de la diócesis, aunque la acción social de la corporación se ha centrado en los últimos meses principalmente en el comedor ‘Yo soy tú’, que este pasado lunes, sin ir más lejos, recibió cinco carros de la compra repletos de alimentos [ver fotografía principal]. Con estas y otras ayudas, esta institución benéfica puede atender a más de 1.900 personas, que pueden comer a diario en sus instalaciones en el barrio de Miraflores.

Algunos de los repartos de alimentos para el comedor ‘Yo soy tú’.

Son acciones que se suman a las ya realizadas por la corporación desde el inicio del estado de alarma nacional, como la gran recogida de alimentos celebrada el pasado 6 de junio, víspera de la solemnidad de la Santísima Trinidad, que permitió reunir 5.000 kilos de productos de primera necesidad gracias a la acción del nutrido grupo de voluntarios de la cofradía que estuvo animando a los clientes para que llevaran a cabo sus donaciones en once supermercados Maskom de la capital. Cinco toneladas de artículos de alimentación e higiene que se almacenaron en el salón de tronos de la casa hermandad y que fueron entregadas íntegramente a la parroquia de San Pablo.

Todas las donaciones recibidas, igualmente, el pasado 17 octubre en la primera gran recogida de alimentos cofrade, en la que participaron 19 hermandades malagueñas, entre ellas el Cautivo, también fue destinada a las familias asistidas por Cáritas de San Pablo. Gracias a la colaboración de la cadena de supermercados SuperSol, en cuyos establecimientos las hermandades participantes establecieron los puntos de recogida, se reunieron un total de 10 toneladas de comida y de productos de higiene personal que fueron compartidos de manera equitativa entre las cofradías participantes: Viñeros, Gitanos, Rescate, Mediadora, Crucifixión, Penas, Descendimiento, Salesianos, Dulce Nombre, Huerto, Zamarrilla, Sentencia, Dolores del Puente, Pollinica, Salutación, Rocío, Piedad, Misericordia y Cautivo.

El pasado 12 de diciembre se bendecía e inauguraba en el Mercado de Bailén el Belén de la hermandad que también tiene carácter benéfico. Todas las aportaciones irán también a Cáritas de San Pablo.

Del mismo modo, la hermandad ha mantenido su colaboración habitual y ha incrementado la ayuda que aporta al convento de Nuestra Señora de la Paz y la Santísima Trinidad, unas veces con donativos económicos y en otras ocasiones con alimentos y otros productos necesarios para que las religiosas clarisas que guardan clausura en el monasterio pudieran continuar con su labor en el obrador de repostería.

Campaña ‘Trinidad a tus pies’

Asimismo, desde el pasado día 12 de mayo la hermandad continúa con su campaña solidaria ‘Trinidad a tus pies’, con la que los hermanos y devotos pueden colaborar con su donativo para amplificar la acción social que lleva a cabo la corporación a través de su Bolsa de Caridad, para contribuir a minimizar los daños derivados de la crisis sanitaria. Quien lo desee, puede hacer una transferencia bancaria al número de cuenta ES40 2103 2050 9900 3000 5000, precisando en el concepto ‘CARIDAD CAUTIVO’ o también a través de Bizum, desde su app bancaria, seleccionando la opción de enviar dinero introduciendo manualmente el identificador 00259.

Todas las donaciones que se están recibiendo se ponen a disposición de la vocalía, que se encargará, a través de Cáritas de San Pablo y de otras asociaciones benéficas con las que habitualmente colabora, de hacerlas llegar a las familias en riesgo de exclusión que hayan visto debilitada su situación en estos duros momentos. Con la seguridad de que todas las ayudas recibidas, llegan a su destino.

La cofradía también ha participado con una contribución económica en las recogidas virtuales organizadas por Bancosol la pasada primavera y el pasado mes de noviembre.

Donaciones que desgravan

La hermandad está acogida a la Ley de Mecenazgo, Ley 49/2002 sobre Régimen Fiscal de Entidades sin Fines Lucrativos y de los incentivos Fiscales al Mecenazgo, por lo que todos los posibles benefactores podrán desgravarse estas cuotas o donaciones aportadas en cada ejercicio en su próxima Declaración de la Renta.

Departamento de comunicación de la cofradía del Cautivo y la Trinidad. Establece contacto directo con esta área a través de la dirección de correo electrónico comunicacion@cautivotrinidad.com o el número de teléfono 676 488 873.