El próximo lunes comienzan los trabajos de restauración en el interior del templo y para garantizar su protección, las sagradas imágenes serán ubicadas en un oratorio en los salones parroquiales hasta que puedan ser trasladados a una sede provisional

La parroquia de San Pablo, sede canónica de la cofradía, comienza este próximo lunes, 27 de abril, obras en el interior del templo debido a los desprendimientos registrados a consecuencia del colapso de unos bajantes en las cubiertas, que han deteriorado de forma alarmante muros y columnas, y que obligarán a cerrar la iglesia de manera temporal y hasta que duren los trabajos. Por este motivo, y como el edificio se verá afectado de una manera importante, las veneradas imágenes de Nuestro Padre Jesús Cautivo y de María Santísima de la Trinidad Coronada serán retiradas del culto, con carácter preventivo y conservativo, durante este proceso.

Siguiendo las indicaciones del asesor técnico y artístico de la hermandad, Juan Manuel Miñarro López, y ante los cambios bruscos que padecerá San Pablo durante estas intervenciones, los sagrados titulares abandonarán su capilla y serán ubicados, al menos de manera provisional, en un oratorio que la parroquia habilitará en los salones parroquiales y al que no podrán tener acceso los fieles y devotos mientras dure el estado de alarma debido a la pandemia de Covid-19 y que, de momento, impide el traslado a otra sede, como sería más apropiado.

De acuerdo con el párroco y director espiritual, José Manuel Llamas Fortes, ya se habían iniciado oportunas gestiones para poder llevar a las imágenes a otro templo cercano, contactos que se vieron interrumpidos por la aparición de la crisis sanitaria y por la imposibilidad de hacer las oportunas consultas a la junta de gobierno. Por este motivo será pospuesto y realizado cuando las circunstancias así lo permitan, siempre con el objetivo de garantizar, como recomiendan los expertos, la seguridad de Jesús Cautivo y la Virgen de la Trinidad, minimizar los riesgos a los que puedan verse comprometidas por la acumulación de polvo y otras partículas propios de cualquier obra de esta envergadura y que tan nocivos son para la conservación de las imágenes y para que puedan reponerse al culto lo antes posible y, en definitiva, ser visitadas por sus innumerables devotos cuando finalice la actual situación de confinamiento, siguiendo las disposiciones de las autoridades sanitaria y eclesiástica.

Departamento de comunicación de la cofradía del Cautivo y la Trinidad. Establece contacto directo con esta área a través de la dirección de correo electrónico comunicacion@cautivotrinidad.com o el número de teléfono 676 488 873.