"La Iglesia os quiere, sentiros parte de Ella" | Papa Francisco, a los cofrades.

dfgdfgdfg

Tu rostro buscaré, Señor

Hemos pasado días extraños. Semanas de ausencia. El Cautivo ha dejado un incómodo vacío en San Pablo. No está el Señor en su capilla. No está para rezarle ni darle gracias. Ni para pedirle o hablarle o compartir con Él alegrías y penas, contarle las dificultades y pedirle ayuda para poder afrontarlas. No está la imagen a la que se ora en la desesperanza. A la que se acude ante la tragedia. A la que se piden los milagros, cuando la ciencia agota sus recursos. La imagen a la que todos se dirigen cuando se necesita ayuda de verdad. Cuando los problemas son tan graves, que no se halla salida. Cuando la oscuridad invade la conciencia y el pensamiento. 
 
El Señor de Málaga irradia luz de esperanza y realiza una acción intercesora entre Dios y el devoto rápida y nítida, lo que se traduce en las interminables promesas que le siguen en su estación anual cada vez que es Lunes Santo, en cientos de visitas a diario ante su reja y en ofrendas agradecidas en forma de claveles.
 
Han sido cinco meses muy largos. La espera ha sido impaciente. Pero ya ha llegado a su fin. El Cautivo regresa a Málaga después de su restauración, un proceso que ha culminado con gran maestría y profesionalidad el profesor Juan Manuel Miñarro López en su taller de Sevilla, que en esta intervención ha sabido conjugar con sumo acierto su erudición sin olvidar, en ningún momento, la enorme trascendencia devocional de la imagen que le era confiada. 
 
La restauración del Señor era imprescindible y urgente, debido a su estado de conservación, y ha supuesto un ejercicio de responsabilidad de la junta de gobierno y de generosidad, por parte de sus devotos, que han aceptado sin reparos tener que separarse de la imagen. Podremos hacer muchas cosas como cofrades, pero pocas tan importantes como garantizar la supervivencia de este icono que nos une y que tanto significa para todos.
 
Y para conmemorar su regreso y reposición al culto, ajustándonos en todo momento a las acotaciones establecidas por la autoridad eclesiástica, después de muchas ideas y propuestas, la cofradía ha preparado un completo programa de actos que refrendarán a la imagen como obra de indudable valor artístico y como indiscutible referente devocional. 
 
El Cautivo vuelve a Málaga. "Tu rostro buscaré, Señor" [Salmo 26]. El regreso y reposición al culto de Nuestro Señor, Jesús Cautivo, nos ofrece una nueva posibilidad del reencuentro imperioso, de beber del manantial de la vida con su presencia y de volver a ver la luz con su luz. 
 
Ignacio A. Castillo Ruiz
Hermano mayor

Etiquetas: 2018, Lunes Santo, Cautivo, Málaga, Semana Santa, Cautivo Málaga